PUNCIÓN SECA



La punción seca es una técnica semi-invasiva que utiliza la punción con agujas de acupuntura para el tratamiento de la afección músculo-esquelética conocida como Punto Gatillo. La aguja se introduce sobre el punto gatillo buscando su presión y su contracción para que el punto gatillo deje de liberar acetilcolina, y así deje de producir dolor.

El Punto Gatillo es un punto de dolor exquisito y de actividad constante dentro de una banda tensa palpable situada en el músculo. Éste se caracteriza por la liberación continua del neurotransmisor acetilcolina, lo que va a impedir que esas fibras se relajen. Esto a su vez va a generar isquemia o falta de llegada de sangre, y por tanto, dolor que se va a irradiar y se va a extender.

La técnica consiste en pinchar directamente sobre la fibra muscular tensa y destruir el punto gatillo y el axón del nervio que llega hasta el mismo.

Está indicado su uso en cefaleas, cervicalgias, dorsalgias, lumbalgias, dolor muscular provocado por hernia discal aguda y cualquier proceso causado por un punto gatillo miofascial.

Como contraindicaciones de la técnica encontramos personas inmunodeprimidas, personas con fobia a las agujas y a la punción, una contraindicación relativa es el uso de sintrom.

Los riesgos más serios, aunque muy poco frecuentes son neumotórax e infecciones. Todas las personas han de estar informadas de la técnica antes de dar su consentimiento para que se aplique.